INTRODUCCIÓN:

Las dietas altas en carbohidratos (HC) se recomiendan con frecuencia para los atletas, particularmente durante actividades aeróbicas más sostenidas (p. ej., >1 hora). Sin embargo, ha habido un creciente cuerpo de investigación que examina si las dietas bajas en carbohidratos (LC), al aumentar la capacidad de metabolizar la grasa para obtener energía, pueden apoyar el rendimiento físico en un grado similar. En general, los estudios han encontrado reducciones en el rendimiento del ejercicio como resultado de una dieta LC, pero se necesita más investigación.

ESTUDIO

Este ensayo cruzado no aleatorizado examinó los efectos de una dieta LC y una dieta HC sobre el rendimiento físico y la composición corporal entre 18 adultos físicamente activos (edad media de 29, índice de masa corporal medio de 21,8).

Los participantes fueron asignados a una dieta HC (75 a 80 % de calorías de carbohidratos, 15 % de proteínas y 5 a 10 % de grasas) durante 3 semanas, seguida de una dieta LC (5 a 7 % de calorías de carbohidratos, 15% de proteína y 80% de grasa) durante 3 semanas, con un período de lavado de 3 semanas entre dietas. Para la dieta HC, la atención se centró en comer carbohidratos complejos (p. ej., arroz integral y papas) y evitar el azúcar. Para la dieta LC, el pescado, la carne, los frutos secos, las verduras y los productos lácteos fueron el centro de atención.

Los resultados examinados incluyeron la composición corporal, el rendimiento aeróbico y la ingesta dietética autoinformada. El rendimiento aeróbico se probó utilizando un cicloergómetro, realizado hasta el agotamiento.

RESULTADOS:

En comparación con la dieta LC, la dieta HC dio como resultado un mayor rendimiento aeróbico máximo (medido en vatios, que representa la cantidad de potencia producida; HC: 251 vatios, LC: 240 W) y un tiempo más prolongado hasta el agotamiento (HC: 14,5 minutos, CL: 14,1 minutos).

La ingesta de carbohidratos fue mayor (HC: 74%, LC: 7%) y la ingesta de kilocalorías (kcal) fue menor (HC: 1.739 kcal, LC: 1.939 kcal) durante la dieta HC. En la dieta LC, la ingesta de grasas (HC: 68,5%, LC: 13,6%) y proteínas (HC: 13,6%, LC: 22,1%) fue mayor.

Nota personal:

Una debilidad de este estudio es su falta de aleatorización. Normalmente, los ensayos cruzados asignan el orden de las intervenciones a los participantes al azar. Este estudio no lo hizo, sino que asignó a todos los participantes a seguir primero la dieta HC. Esto introduce la posibilidad de “efectos de orden”. Por ejemplo, los participantes podrían haber tenido un peor desempeño en la prueba aeróbica durante el período de la dieta LC porque ya habían realizado la prueba, por lo que la percepción individual sobre la misma cambia.

¿Te ha gustado? Compártelo

Quizás también te interese...

Quizás también te interese...